Saltear al contenido principal

La tecnología servo-eléctrica de última generación aporta ventajas frente a los sistemas servo-hidráulicos convencionales en términos de eficiencia energética, mantenimiento, limpieza y ruido.

Pueden aplicarse cargas lineales, de torsión, o rotativas:

  • Lineales mediante husillos electro-mecánicos o motores de inducción lineales.
  • De torsión mediante actuadores de par (motores síncronos de imanes permanentes y alto número de polos).
  • Rotativas mediante motores de bajo número de polos de alta densidad de potencia tanto asíncronos (trifásicos de jaula de ardilla) como síncronos (imán permanente).

Gracias al funcionamiento en cuatro cuadrantes de estas máquinas eléctricas (motor-generador) en combinación con los inversores (semiconductores IGBT de potencia):

  • En los ensayos de fatiga a torsión la energía aplicada durante la parte del ciclo de aumento de cargas (la cual se almacena como deformación elástica en el especimen) se recupera en la parte del ciclo de disminución de cargas y así se puede conseguir hasta un ahorro del 80% en el consumo de energía en comparación con la tecnología servo-hidráulica.
  • Por otro lado, en los sistemas de ensayo molti-motor rotativos éstos están acoplados mediante un bus de contínua permitiendo el intercambio de energía entre motores que actúan como motor y como generador. De este modo se ahorra energía, se alivia la línea de alimentación y se reducen los armónicos.
Volver arriba